Las TIC en la educación infantil

El uso de tecnologías de la información y la comunicación TIC en la educación infantil es una de las cuestiones docentes más demandadas. La inclusión de nuevas tecnologías en un aula con peques puede ser complicado si no se sabe como gestionar.

Tic en el aula de infantil

Las TIC suelen tener dos maneras de implementarse. De un lado, el uso de herramientas y recursos que nos ayuden en el aula, generalmente relacionadas con la mejora de la motivación y/o del aprendizaje, con recursos audiovisuales, etc. Por otro, la propia adquisición de competencias procesuales y tecnológicas con la enseñanza de herramientas informáticas. Para el caso de la educación infantil, las TIC son complicadas en el segundo sentido, pero muy importantes para inculcar una educación tecnológica adecuada.

Y es que son precisamente los niños pequeños los que mejor se adaptan a las nuevas tecnologías, por su capacidad de aprendizaje, pero también su falta de miedo a «tocar». Es muy común que un niño de menos de dos años sepa manejar una tablet, aunque todavía no hable correctamente. En el caso de la educación TIC infantil, el usuario es mucho más consciente de sus capacidades, pero no de sus limitaciones, por lo que el uso de herramientas tecnológicas puede volverse un problema.

Generalmente esta cuestión se suele atajar limitando el acceso a la tecnología, al menos en lo que a internet y redes sociales se refiere. Sin embargo, la adquisición de competencias informáticas y digitales en unas edades tan tempranas son muy importantes, por lo que os proponemos aquí una serie de medidas que podéis tener en cuenta, tanto docentes como familiares para mejorar, con seguridad, estas habilidades:

  1. Acceso a la tecnología con vigilancia. Resulta absurdo limitar las opciones de acceso a la tecnología, cuando ellos mismos están inmersos en la misma. Tampoco sirve para un desarrollo pleno estar continuamente coartando las posibilidades. Lo ideal es un acceso libre de los pequeños usuarios vigilado, de manera que se pueda ir asesorando.
  2. Medio de imaginación. Hoy por hoy, las posibilidades de la tecnología no conoce límites. ¿Al pequeño le gusta dibujar?, se le da papel y lápiz. ¿Pero que pasaría si le diésemos una pizarra de dibujo electronica? Con el debido cuidado, puede suponer una mejora en sus habilidades. Lo que nos lleva al siguiente punto.
  3. Profesionalización de los recursos digitales. Aunque esta no es una recomendación al uso, si hay que tenerlo en cuenta de cara al futuro de los niños. No se trata de hacer un sistema enfocado en el trabajo, sino en ver el potencial del alumno y enfocarlo de manera clara hacia algo. ¿El niño es bueno en música?, se le enseña a tocar. Sin embargo si es muy bueno en matemáticas y lógica, no siempre se le enfoca a la programación.
  4. TIC en la educación infantil también en casa. Las TIC no pueden ser solamente trabajadas en el aula, sino que debe de ser parte integrante también en la casa. Evidentemente esto dependerá del tiempo y formación de los padres, pero para las cuestiones básicas todo el mundo está capacitado. No se trata de que el maestro envíe un trabajo que acaba haciendo el tutor legal del niño, sino más bien, que se envíen tareas cuya finalidad esté en consonancia con la propia docencia planificada y la adquisición de competencias digitales del alumno.
  5. Dejar tocar. Aunque parezca tonto, es un concepto importante. Está probado que el hacer sirve para aprender más que el escuchar o ver. En el caso de planificar docencia, por ejemplo con tecnologías audiovisuales, lo ideal es que sea el propio alumno el que esté gestionando esto. Dependerá de la propia pericia del maestro, pero puede servir para que alumno aprenda y pueda tener referencia de que le falta por aprender.
  6. Evitar los malos hábitos. Tanto es el potencial de las TIC en la educación infantil para hacer el bien… como para el mal. La educación responsable en el uso de estas cuestiones es primordial, no solamente con el acceso y uso de internet, sino de los propios dispositivos. En este sentido, viene bien hacer conscientes a los pequeños del costo, no solamente económico, sino en esfuerzo e infraestructura necesarias. Por ejemplo, son muy comunes ahora las aulas TIC, con proyectores o incluso pantallas digitales. Su uso se está generalizando muy deprisa, pero hay que pararse con los alumnos y que valoren el coste del mismo. Con ello podremos acercarnos a una mejor educación TIC.

Y esto es todo por el momento, esperamos sus comentarios de mejora. Si entraste en este blog buscando recursos TIC para la educación infantil, estamos creando una sección con estas herramientas, por el momento puedes acceder a los recursos TIC que disponemos o comentarnos el recurso que querrías que analizaramos.

Fuentes:

https://www.feandalucia.ccoo.es/andalucia/docu/p5sd7900.pdf

https://personales.unican.es/guerraf/TIC%20EDUCACI%C3%93N%20INFANTIL/las%20tics%20en%20el%20aula%20de%20infantl.pdf

La inclusión de la tecnología en la educación del siglo XXI

La tecnología en la educación actual cada vez tiene una mayor importancia en la docencia del siglo XXI. La inclusión de nuevas tecnologías de la información y la comunicación es natural para un alumnado que vive el día a día de estos cambios, pero no para el docente que tiene que ir contracorriente intentando estar al día de las diversas innovaciones que surjan. El aprendizaje de estas tecnologías, de las que podemos ver un buen catálogo aquí, es primordial para las nuevas generaciones ya que esta nueva manera de relacionarse y trabajar tiene peligros que normalmente no suelen verse. Vamos a valorar las ventajas y desventajas de esta inclusión y que detalles habría que tener en cuenta por el docente.

En primer lugar el conocimiento de las nuevas tecnologías no pasa solamente con saber escribir en un procesador de textos o manejarse por internet. Tampoco podemos pedir que un usuario promedio conozca lenguaje de programación y el funcionamiento interno de todos los procesos de un ordenador. Hay un estado intermedio basado en la adquisición de competencias digitales, que en esencia es saber cual es el potencial de estas herramientas.

En la era de la información tiene más relevancia saber el potencial de las herramientas que el conocimiento de las mismas, ya que este se pueden adquirir fácilmente, pues todo está en internet. El acceso a la información por tanto es el principal y primer punto a considerar esta mejora.

En un segundo lugar consideraríamos la capacidad de profesionalización existente en las herramientas digitales. Suele haber una corriente de pensamiento en el que hay una pérdida de trabajo en favor de las máquinas y robots, aunque en realidad lo que hay es una super-especialización de los trabajos. Los alumnos deben ser educados en valores y competencias útiles para ellos, por lo que una docencia que no les enseñe las herramientas básicas para desarrollarse en un futuro, está abocada al fracaso.

La adquisición de competencias digitales, se trata del aprendizaje, gestionar el aprendizaje con autodisciplina, trabajar de forma autónoma y en equipo y utilizar las oportunidades de las nuevas tecnologías (García-Valcárcel 2016). Desarrollando un poco estas cuestiones, nos interesa sobre todo el último punto, ya que las oportunidades que nos dan las nuevas tecnologías son inconmensurables. El uso de la tecnología en la educación actual no es solamente poner un power point bonito, sino la mejora de la docencia con estas técnicas y como enseñarlas, lo cuál supone un doble objetivo:

De un lado, el uso de las nuevas tecnologías en el aula mejora el aprendizaje, ayuda a la adquisición de competencias y promueve la motivación del alumno. Se trata de una docencia donde el profesor se comunica en un lenguaje similar al del alumno, siendo los códigos y medios para su difusión más rápidos y eficaces.

Por otro lado, es relevante la adquisición de estas competencias procedimentales por parte del alumno, que puede incorporarlas en sus diversas labores personales, educativas o profesionales. Partiremos de un ejemplo. La adquisición de competencias artísticas como es el dibujo, puede tener una gran cantidad de salidas laborales, desde el pintor profesional hasta el dibujante de comic. Sin embargo, si no se potencia la visión técnica y tecnológica de este tipo de recursos laborales y formativos, nos podemos quedar con pocas herramientas para su desarrollo. El caso más claro es la escritura manual. Es evidente que todos tenemos que aprender por la base pero no tendría sentido en el mundo actual, que el alumno solamente aprendiera a escribir a mano y no pudiera escribir a ordenador precisamente porque no se le han dado estas compentencias.

Sin lugar a duda, la mejora del ámbito educativo en lo referente a la tecnología pasa por la actualización del profesorado, pero también en el cambio de criterio y de paradigma. Partimos de una percepción donde la hiper-especialización es constante, pero donde se ve poca utilidad de la misma. Esta a su vez, suele estar disfrazada de cuestiones técnicas, como si la especialización solamente fuera el conocimiento de un programa o tecnología concreta. Hoy por hoy, con el enorme desarrollo de las redes y la puesta a nivel común de una inmensa cantidad de recursos, lo que no se puede permitir es valorar todas las cuestiones técnicas como si fueran de esta dificultad.

¿Cuál es la complicación de aprender ecuaciones de segundo grado? ¿y tocar un instrumento musical? la dificultad y tecnología no tiene que ir de la mano, como con todo antes de correr hay que aprender a caminar; y solamente caminando en el proceso tecnológico guiados por los docentes, es como se puede llegar a mejorar estas competencias.


Fuentes:

A. García-Valcárcel Muñoz-Repiso, «Las competencias digitales en el ámbito educativo», DDOMI. Monografias del departamento de Didáctica, Organización y Métodos de investigación, 2016. https://gredos.usal.es/handle/10366/130340

Sistemas de Información Geográfica

Resultado de imagen de arcgis

Los sistemas de información geográfica son herramientas de representación y análisis cartográfico. Los SIG o GIS en ingles (Geographical Information System) nos permiten poder representar y analizar datos en tres dimensiones algo muy común en la nueva tecnología. Prácticamente vivimos dentro de este este mundo digital desde que tenemos un GPS con nosotros en el movil, Google Maps no es más que otro Sistema de Información Geográfica.

Este tipo de recursos puede ser potencialmente útiles para la docencia en cuanto no solo integra la representación espacial con los datos que nos interesen, además, se trata de una tecnología que está en la vida de todos actualmente. Esto es muy importante, puesto que en la actualidad no se trata tanto de tener un conocimiento práctico sobre las herramientas, como conocer su manejo interno. Dicho de otra forma, cualquier persona sabe utilizar Google Maps, pero muy pocos saben como es su funcionamiento y mucho menos el potencial que tiene. En un mundo globalizado el aprendizaje de conocimientos procesuales tienen mayor relevancia en algunos aspectos que los puramente conceptuales y ahí es donde entra el conocimiento en el manejo de estas herramientas.

La gran necesidad de análisis de datos en la actualidad supone que tengamos que recurrir a herramientas que nos faciliten la vida. Unir las dos cuestiones relativas al dato y al espacio es por lo que los Sistemas de Información Geográfica (SIG) entran en juego.

Se entiende por Sistemas de Información Geográfica al conjunto de datos relacionados con el espacio físico en herramientas informáticas. Permite realizar una gran cantidad de análisis que se detallan a continuación:

Posicionamiento: nos permite conocer la localización de espacios concretos que nos interesen, por ejemplo donde se localiza el bar en el que hemos quedado a comer. El geo-posicionamiento también es una variable que permiten estas tecnologías TIC para poder saber en todo momento donde nos encontramos.

Representación: permite poder realizar cartografías propias por lo que no solamente podemos conocer el lugar de las cosas, sino que es posible maquetar un mapa con ellas. Además, es posible el dibujo tanto de vectores como elementos con píxeles en ellos, teniendo tantas posibilidades como nuestra imaginación nos permita.

Georreferenciar: podemos colocar información que no tiene referencia geográfica para poder dársela. el mejor ejercicio en este caso suele ser el utilizar un mapa real o incluso histórico que no tiene ningún tipo de referencia. Al poder colocarlo junto con otros datos podemos conseguir nueva información, lo que nos lleva al punto siguiente

Integrar: de entre las ventajas de utilizar los Sistemas de Información Geográfica como una TIC educativa se encuentra la posibilidad de poder integrar diversa información en una. Por ejemplo, existe interés en conocer el cambio político de las fronteras entre países y me interesa tenerlo en contexto con la geografía del lugar. Con un SIG se puede visualizar una nueva cartografía donde aparezcan estas informaciones y muchas más, bien todas a la vez, o simplemente activando y apagando capas

Consultar: podemos hacer una petición de información concreta, ya que todos los datos que se integran están relacionados gracias a que se basa en realidad de bases de datos inter-conectadas. Por tanto, resulta sencillo poder consultar la información referente a unos datos que nos interesen en un espacio concreto.

Analizar: el último nivel de las diversas posibilidades es el análisis espacial. Con ello se pueden sacar datos de gran interés, como puede ser la mejora de rendimiento de reparto de paquetes a través de mensajería. Para los SIG educativos la prioridad se centra en la propia mejora de competencias profesionales y personales. Siendo esto así, el análisis del espacio es algo que queda parcialmente limitado a las posibilidades y nivel tanto del alumno como del docente. En cualquier caso se trata de algo relevante a conocer por el potencial que tiene en el desarrollo del alumno.

Fuente: SIG en la educación