Medio ambiente y Educación

La sociedad cada vez está mas concienciada sobre el respeto al planeta. Así, el medio ambiente y la educación están muy cerca en momentos donde los alumnos se han convertido en los adalides de estos movimientos.

La adquisición de competencias actitudinales en Infantil y Primaria resulta muy importante por el aprendizaje de hábitos de vida saludable. El respeto al medio ambiente es un hábito más que tenemos que tomar, y éste sólo puede venir de su conocimiento. De ahí que partamos de un enfoque metodológico sobre cómo enseñar medio ambiente en Educación. Os proponemos varios consejos:

Valores fundamentales en la Educación y medio ambiente

El medio ambiente se respeta en base al conocimiento del mismo. Esto es muy importante en el medio urbano, donde lo natural es el parque, pero hasta eso tiene que tener una gestión y cuidado para su conservación. Sin embargo, la naturaleza se mantiene por si sola, sin necesidad de ayuda humana. Precisamente esta influencia humana suele ser más negativa que positiva. Cuestiones fundamentales como el reciclaje tienen que estar presentes en la vida de los alumnos, así como el respeto medio ambiental.

Por tanto, son dos visiones las que existen en una educación ambiental. De un lado el conocimiento del medio natural, mientras que de otro es la sostenibilidad del mismo.

Conocimiento del medio natural en la educación

Es evidente que la mejor manera de conocer el medio natural es a través de su visita, de manera presencial. Sin embargo, no se trata únicamente de ir a espacios naturales, sino más bien entenderlos. Por ejemplo, el concepto del paisaje y cómo cambia, es muy interesante desde el punto de vista del aprendizaje del alumno.

Asignaturas transversales entre Sociales y Naturales pueden darse en este apartado. Un buen caso sería una visita al medio natural, donde se expliquen los acontecimientos históricos del lugar, las prácticas tradicionales, mientras que se observa como ha cambiado ese paisaje geológico a lo largo del tiempo, o se enseñen la flora y fauna de la zona.

Otra manera de trabajar este tipo de contenidos, puede ser con los huertos y granjas ecológicos. Aunque parezca una tarea simple, un huerto tiene mucho trabajo y son muchos los aprendizajes prácticos y en valores que el alumnado puede adquirir. El conocimiento de técnicas de cultivo, tipos de suelo y cuidado de la propia planta o animal, fomenta su espíritu crítico. De hecho, estos sistemas llevan años incluidos en el currículo educativo de países como Japón, y cada vez se tratan de implantar más incluso en países en vías de desarrollo.

Además, el conocimiento de la agricultura y ganadería en huertos y granjas puede tratarse como contenido transversal. Estos espacios pueden resultar muy motivadores para nuestros estudiantes, interesándose por la biología, botánica, veterinaria, nutrición, química e, incluso, podemos introducirlos en el mágico mundo de la alquimia.

Huertos ecológicos en la escuela.

Respeto al medio ambiente

Sin duda el conocimiento es lo primero, pero también tiene importancia las actitudes que desarrollemos hacia el medio. Así, la sostenibilidad por medio del reciclaje es una consideración fundamental. Cuando inculcamos estas ideas a nuestros estudiantes, también estamos ayudando a que esta concienciación llegue a los hogares, pues los más pequeños son los primeros que acuden con estas ideas a casa.

Pero el respeto al medio ambiente es algo más amplio y dificil de conseguir. Cuando hablamos de medio ambiente y Educación, nos referimos principalmente al aprendizaje y sensibilización del alumno en este medio. Ser consciente de la aparente contradicción del mundo actual, es parte del proceso.

Una contradicción que se expresa en dos realidades: el mundo para mantener nuestro estado de bienestar requiere de un modo de producción como el que tenemos. Sin embargo, este modo de producción genera un estrés en el planeta y son muchas las pruebas de ello. Parece que la pregunta se traduce en ¿es posible mantener el modo de vida actual, pero sin hacer daño al planeta?

Es por ello que el medio ambiente y la Educación tienen que centrarse en el aprendizaje de las energías y materias renovables, la eficiencia energética y las buenas prácticas:

  • Cuando se habla de medio ambiente viene a colación las materias y energías renovables. Enseñar la diferencia de estas con las que no son renovables es obligado. Pero vayamos un poco más, puede ser interesante la enseñanza de cuál es el gasto real de una persona en botellas de plástico o litros de petróleo en las centrales térmicas. Si queréis buscar información a este respecto, os recomiendo ir a Greenpeace.
  • Pero no todo puede ser cambiar unos materiales y energías por otros. Sin duda una de las claves del futuro está en la eficiencia. Podemos consultar simplemente el ahorro que se consigue al cambiar las bombillas de filamento por las LED. Más allá del cambio económico, que se puede consultar como ejemplo aquí, la cuestión es que estamos gastando menos energía ¡por la misma luz! Quizás en un futuro podamos desplazarnos sin gastar tanto combustible y cosas similares. Seguro que a más de un alumno le apetece esa idea de convertirse en futuro inventor.
  • Finalmente, la clave de todo son las buenas prácticas y no puede haber una mejora significativa si no se aprende en la Educación. Creemos firmemente que individualmente se puede hacer mucho y por ello concienciar al alumnado en lo que significan las buenas prácticas es muy importante. Quizás esta sea la asignatura más difícil, pero es posible trabajarla poco a poco desde el respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.