Método Montessori

El método de María Montessori consiste en que los niños participen de manera activa y libre en su propio aprendizaje, para así ayudar al niño a obtener un desarrollo integral. La docencia no puede ser la clásica aula donde el maestro transmite conocimientos, sino un lugar donde el alumno descubre nuevos contenidos a través de lo que los niños hacen naturalmente. Se trata, por tanto, de un método donde los niños aprenden por sí mismos con actividades que un docente le ha preparado.

Ahora bien, ¿cómo podemos aplicar el método Montessori en casa?

Muchos padres que quieren mejorar el aprendizaje de sus hijos pueden hacerse esta pregunta. A pesar de lo novedoso y el potencial que tiene este método para la mejora de competencias, su aplicación es relativamente sencilla, siempre y cuando se conozcan una serie de conceptos. Vamos a comentar los puntos principales para su aplicación.

  • El primero es el entorno. De manera natural los niños aprenden de su alrededor, sin que nadie les de indicaciones de las cosas que son importantes o no. Si un niño pequeño tiene en su entorno violencia e insultos es muy probable que le influya negativamente. Es prioritario tener en cuenta este punto, ya que es lo que en primera instancia afecta al crecimiento personal de nuestros hijos. Por ello, intentar crear un entorno saludable y positivo puede ser muy beneficioso.
  • Ahora bien, un niño por sí solo no aprende a leer y escribir solamente con lo que ve, necesita guía en las interpretaciones y consecución de contenidos. Por ello hay que guiar a nuestros hijos como alumnos de manera que ellos sean los descubridores. Está demostrado que las ideas que uno aprende por repetición siempre se olvidan antes que las que uno mismo interioriza. Por ello esta guía se suele hacer poniendo juegos donde el niño accede a estos conocimientos.
  • Un tercer punto es la propia capacidad de aprendizaje. Sabemos que la manera en que los niños aprenden requiere de unos conocimientos básicos previos. Primero se aprenden los números, después a sumar, a multiplicar y finalmente a resolver ecuaciones. Eso implica que la capacidad de aprendizaje depende de la edad y el conocimiento previo de nuestros hijos, por lo que hay que ajustar lo que pretendemos enseñar.
  • Finalmente hay que potenciar las debilidades y desarrollar las fortalezas. El ser humano nace con determinadas inteligencias innatas como puede ser la matemático-lógica, musical o artística. Detectar estas capacidades en los niños puede ser difícil al principio, pero desarrollar estas competencias es muy beneficioso a largo plazo. No hay que olvidar potenciar las debilidades que detectemos, ya que según el método Montessori los niños tienden a aprender lo que se les da mejor de manera innata y a dejar de lado aquello que les cuesta más. Sin embargo, los conceptos que uno crea cuando es pequeño influyen mucho en la visión que tenemos de nosotros mismos. Reforzar estas cuestiones son relevantes para una correcta formación del niño.

Fuente: http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=350

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *